Mi vida conmigo

"Las limitaciones de la fotografía están en uno mismo, pues lo que vemos es lo que somos. Si la belleza no estuviera en nosotros, ¿cómo podríamos reconocerla?"

Ernst Hass

21 de septiembre día del fotógrafo, de la primavera y del artista plástico en Argentina


Sólo estás tú y tu cámara. Los límites en tu fotografía están en tí mismo, ya que lo que vemos es lo que somos.

Ernst Haas 
Nuevo México, 1952

Sólo estás tú y tu cámara. Los límites en tu fotografía están en tí mismo, ya que lo que vemos es lo que somos.

Ernst Haas

Nuevo México, 1952

Calle Nueva York / Berisso
VR 18-5540mm - ISO 2001/60s - F/11

Calle Nueva York / Berisso

VR 18-55
40mm - ISO 200
1/60s - F/11

De Spencer Tunick. ¡Genial!
"So much of everything" here

De Spencer Tunick. ¡Genial!

"So much of everything" here

Alimento diario de diseño

Objetivo: inspirar y entretener visualmente mediante la promoción de gran contenido. Puede ser cualquier cosa, desde el marcador de imágenes realizadas por otros (ellos), una tendencia, - lo llaman Baubauhaus.

A 100 años del natalicio del fotógrafo francés Robert Doisneau, comparto la verdadera historia de la fotografía "Le baiser de l’Hôtel de Ville".
En 1950 la revista American’s life encargó a la agencia RAPHO, en la que trabajaba Doisneau, un reportaje sobre París y sus habitantes, que recogiera a parejas mostrando sus sentimientos. De ahí surgió la serie fotográfica Baisers, donde está incluida la obra Le baiser de l’Hotel de Ville. La idea era reflejar París como ciudad del amor, ofreciendo escenas espontáneas con las que la gente se pudiera sentir identificada, o al menos atraída. El encanto de Le baiser permanecía en gran medida en el hecho de ser un instante casual, en que la pareja había sido pillada in fraganti. 
Años más tarde, en 1992, un matrimonio francés aprovechó la reciente y estricta ley sobre los derechos de imagen para denunciar al artista. Jean y Dense Lavergne declararon que ellos eran los protagonistas de la fotografía y exigían una compensación por el uso de esa imagen sin su consentimiento. Doisneau se vio obligado a confesar que la escena en realidad había sido preparada junto a una pareja de actores a los que acababa de conocer en un café. Les vio besarse y les pidió si podían repetirlo paseando por la calle. Los denunciantes, por supuesto, perdieron el juicio, por las declaraciones del artista y porque no se podía demostrar su identidad después de cuarenta años.
Recientemente, en el 2005, la auténtica protagonista de la foto, Françoise Bornet, puso a subasta una copia firmada por el fotógrafo, que había guardado todos esos años, confirmando la “puesta en escena”. Esa copia se vendió ni más ni menos que por 155.000 euros a un coleccionista suizo.
VER mas fotografías de Robert Doisneau   ||  Fuente de información

A 100 años del natalicio del fotógrafo francés Robert Doisneau, comparto la verdadera historia de la fotografía "Le baiser de l’Hôtel de Ville".

En 1950 la revista American’s life encargó a la agencia RAPHO, en la que trabajaba Doisneau, un reportaje sobre París y sus habitantes, que recogiera a parejas mostrando sus sentimientos. De ahí surgió la serie fotográfica Baisers, donde está incluida la obra Le baiser de l’Hotel de Ville. La idea era reflejar París como ciudad del amor, ofreciendo escenas espontáneas con las que la gente se pudiera sentir identificada, o al menos atraída. El encanto de Le baiser permanecía en gran medida en el hecho de ser un instante casual, en que la pareja había sido pillada in fraganti. 

Años más tarde, en 1992, un matrimonio francés aprovechó la reciente y estricta ley sobre los derechos de imagen para denunciar al artista. Jean y Dense Lavergne declararon que ellos eran los protagonistas de la fotografía y exigían una compensación por el uso de esa imagen sin su consentimiento. Doisneau se vio obligado a confesar que la escena en realidad había sido preparada junto a una pareja de actores a los que acababa de conocer en un café. Les vio besarse y les pidió si podían repetirlo paseando por la calle. Los denunciantes, por supuesto, perdieron el juicio, por las declaraciones del artista y porque no se podía demostrar su identidad después de cuarenta años.

Recientemente, en el 2005, la auténtica protagonista de la foto, Françoise Bornet, puso a subasta una copia firmada por el fotógrafo, que había guardado todos esos años, confirmando la “puesta en escena”. Esa copia se vendió ni más ni menos que por 155.000 euros a un coleccionista suizo.

VER mas fotografías de Robert Doisneau   ||  Fuente de información

Impresionante trabajo de la fotógrafa y artista digital Laura Ferreira

Impresionante trabajo de la fotógrafa y artista digital Laura Ferreira

Cuerpos pintados

OJO a las fotos y OREJA a la música del cuerpo!!

"La fotografía es como hacer el amor, si quieres hacerlo te entregas con gusto y todo sale bien, se disfruta, como no quieras es un desastre."

Eladio Begega


"Una fotografía es un secreto sobre un secreto.Cuanto más te dice, menos sabes.”

Diane Arbus (1923-1971)
*álbum fotográfico

"Una fotografía es un secreto sobre un secreto.
Cuanto más te dice, menos sabes.”

Diane Arbus (1923-1971)

*álbum fotográfico

"Realmente creo que hay cosas que nadie vería si no las hubiera fotografiado"

Diane Arbus

24 Ago 2011 / Reblogged from megustatumirada with 2 notas / fotografía quotes arte 

Llueve y encontré esta fotaza que me encantó. No pude averiguar quien es Dreamer-Soul … el autor de la foto

Llueve y encontré esta fotaza que me encantó. No pude averiguar quien es Dreamer-Soul … el autor de la foto

"La mujer y el compromiso social"  fue el tema que llevó la exposición fotográfica en la que participe el fin de semana pasado (11 y 12 de Junio). Evento que se llevó a cabo en la sala que se inauguró llamada Frida Kahlo en Casa Nuestramerica, Ciudad de La Plata y fué organizado por La Mandarina Acidez Fotográfica

Las fotografías con las que participé fueron tomadas en el XXI Encuentro Nacional de Mujeres realizado en Tucumán en el año 2009. El título de las fotos son inspirados en los títulos de las canciones ”Una mujer inconveniente” de Liliana Felipe y ”América Nativa” de Alika y Nueva Alianza.


Martin Munkácsi

Martin Munkácsi, Long Island 1935 (autorretrato)

Martin Munkácsi, Long Island 1935 (autorretrato) 

Fue en 1934. Martin Munkácsi, fotógrafo judío, llegaba a Nueva York huyendo del auge del partido nazi en Alemania. Hijo de un pintor húngaro que en ocasiones hacía magia, este fotógrafo vivió un éxito tan fugaz como relevante. Considerado uno de los pioneros del fotoperiodismo gracias a su trabajo para las primeras revistas ilustradas en Europa, donde la imagen empezaba a convertirse en un elemento descriptivo tan importante como las palabras, consiguió su primer trabajo en Estados Unidos para Harper’s Bazaar, donde su directora, Carmel Snow, quedó fascinada por el dinamismo y a fuerza de sus fotografías. En apenas una década se convirtió en “el fotógrafo mejor pagado de la historia”, y además, en el maestro que más tarde inspiraría a toda una generación de artistas. Pero sobre todo, revolucionó la fotografía de moda dotándola de nuevos escenarios, actitudes y encuadres. Con Munkácsi, la composición y la edición de las imágenes cobraron una nueva dimensión. Las mujeres ya no posaban lánguidas ni misteriosas, sino en movimiento, deportivas, descaradas y joviales. Él inventó el concepto “sexy”. 

Lucile Brokaw, Harper's Bazaar, 1933

Martin Munkácsi, Lucile Brokaw, Harper’s Bazaar, 1933

No en vano, Munkácsi, que como otros exiliados europeos apreciaba un país de oportunidades y lejano entonces a los horrores de una Europa conflictiva, mostraba en su trabajo la cara más festiva de la vida, le atraía el bullicio de las playas y los cafés, y su trabajo contagiaba un entusiasmo gráfico inusitado hasta entonces. Le fascinaban los cuerpos en movimiento y la sensualidad deportiva. Richard Avedon se refería a su maestro destacando “su gusto por la felicidad y su amor por las mujeres”. Y Henri Cartier-Bresson confesó que la foto que más le conmovió en su vida y la que le impulsó a salir a la calle con su primera Leica fue una imagen de 1932 tomada por Munkácsi en una playa de Liberia, en la que aparecen unos niños entrando en el agua (subtitulada, erróneamente,Jovenes bañándose en el lago Tanganika). En Estados Unidos, Munkácsi logró detener la belleza en un instante. Su cámara plasmó a un volátil Fred Astaire sobre fondo blanco, captó la fragilidad de Marlene Dietrich junto a sus baúles en un transatlántico de lujo, la enérgica bajada sobre unas esquís de una joven Leni Riefensthal, antes de convertirse en fotógrafa oficial del nazismo. Pero también se quedó prendado por la poesía de los últimos rayos de sol del otoño en una playa o fascinado por un desnudo femenino oculto tras un parasol. Y todas fueron imágenes cautivas de una sola idea: “Piensa mientras disparas”.

Él lo hizo siempre con su cámara de gran formato (nunca empleó una de 35 mm) y tampoco quiso renunciar a la fotografía en blanco y negro. Tal vez por eso su trabajo se vio apagado por una generación nueva que contemplaba el mundo a color. En la década de los 40 su nombre desapareció, y hasta 1963, año en que falleció miserablemente en Nueva York, su talento quedó relegado al olvido. Pero el hombre que sobrevolaba ciudades en zepelín para tomar una imagen o se sumergía en el agua para captar un salto de trampolín sabía que el secreto de la eternidad estaba en esperar un instante mágico. El suyo, su mirada plasmada en imágenes, acabó siendo rescatada de infinidad de archivos. Esta es una muestra de lo que él quería ver: un mundo (casi) feliz.

Fuente.


Frida Kahlo y Diego Rivera
Fotografía de Martin Munkácsi
Mexico 1933

Frida Kahlo y Diego Rivera

Fotografía de Martin Munkácsi

Mexico 1933

Comments